27-07-2015

La venta de música sube un 11% en España por la fuerza del ‘streaming’

El mercado digital ya representa el 54 por ciento del total durante el primer semestre del año

Los buenos augurios se consolidan en el mercado español de la música grabada después de la larguísima travesía del desierto padecida entre 2001 y 2013. La venta acumulada a lo largo de los seis primeros meses del presente año en nuestro país asciende a 70,6 millones de euros, una cifra que representa una mejoría del 10,9 por ciento respecto a los 63,6 millones registrados en idéntico periodo de 2014. Esta subida es enteramente imputable al streaming, la escucha de música en línea sin necesidad de descargar los archivos, que ha crecido en casi un 40 por ciento tanto en su modalidad de suscripción como en la gratuita con inclusión de publicidad. A la vista de los resultados al alza publicados por otros países europeos durante el mismo periodo, España presenta una  tendencia  de mercado similar; no obstante la recuperación  en nuestro país es  todavía  muy  contenida, suponiendo un volumen similar al de 2011. Quedan lejos las cifras alcanzadas por el sector en años anteriores: desde el año 2001 la venta en música grabada llegó a desplomarse en  más  del  80  por ciento.

 

El streaming se confirma como tabla de salvación para un sector que continúa sufriendo, entre la crisis global y el expolio de la piratería, un castigo durísimo desde el comienzo del siglo XXI. 2014 fue el primer año con un balance positivo tras doce temporadas consecutivas en que el saldo se escribía con números rojos, y ahora esa tendencia se afianza entre enero y junio de 2015 con un repunte cercano al 11 por ciento. El auge de los servicios de música  online a través de plataformas como Spotify, Deezer, Napster, YouTube o Vevo permite además que, por vez primera en la historia, la industria discográfica española genere más ingresos por el cauce digital que a través de los soportes físicos: 53,9 por ciento frente al 46,1 por ciento del total.

 

En realidad, el streaming es la única modalidad de consumo que da el estirón durante este arranque de 2015, mientras que todas las demás se encogen ligeramente. La venta de soportes físicos, por ejemplo, se desinfla en 4,9 puntos porcentuales al pasar de 33,2 a 31,6 millones de euros. Los ingresos generados por el streaming ya pisan los talones a las ventas de CD y vinilos: en este primer semestre supusieron 30,6 millones de euros, una cifra un 39,8 por ciento superior a la acreditada en idéntico periodo de 2014 (21,9 millones).

 

Las demás modalidades de consumo digital también sufren, al igual que el mercado físico, ligeros retrocesos. Las descargas de canciones y álbumes completos a través de Internet y dispositivos portátiles (en plataformas como iTunes) pasan de 7 a 6,8 millones de euros: un 3,7 por ciento menos. Y los productos específicos para teléfonos móviles, desde los tonos a los tonos de espera en la llamada (ringbacktones), pierden cada vez más presencia y ya solo generaron 670.000 euros, casi un 9 por ciento menos que en 2014.

 

En resumen, todas las modalidades se contraen, pero la pujanza del streaming permite al sector fonográfico español contemplar el ejercicio con cierta esperanza de cara al segundo y decisivo semestre. De cómo se comporten las ventas durante la campaña de navidad y del resultado de iniciativas como Los Viernes Tu Nueva Música, implantada desde el 10 de julio, o el nuevo servicio Apple Music dependerán a partir de ahora los resultados finales a 31 de diciembre.

 

Puede consultar el Informe sobre el Mercado de Música Grabada del 1er Semestre de 2015 en este enlace.

 

¿Más información?

Relabel Comunicación: 91 435 68 08

Correo electrónico: prensa@relabel.net