Promusicae siempre apoyando la música española

El mercado de la música grabada en España supera ya los 400 millones de euros

22-03-2022

El mercado de la música grabada en España supera ya los 400 millones de euros

Los ingresos crecieron un 15% respecto a 2020 pero caemos una posición en el ranking mundial

15 millones de españoles utilizan plataformas de música de audio

El ‘streaming’ de pago alcanza los 4,4 millones de suscriptores


El mercado de la música grabada logró unos ingresos totales que ascendieron a 410 millones de euros a lo largo de 2021, lo que significó un 15% de crecimiento con respecto a los 356 millones logrados en 2020, el año de la pandemia. Este es el primer titular que se desprende del balance económico anunciado hoy por Promusicae, la entidad que agrupa a más del 95% del mercado discográfico español, que contabiliza las ventas de música en formato digital y físico (en valor de precio de venta al público), las sincronizaciones (utilización de música en publicidad o creaciones audiovisuales) y los ingresos derivados de la gestión de derechos de propiedad intelectual de artistas y productores. Las ventas de música, en su conjunto, suponen el grueso de la cifra obtenida (367,2 millones). El mercado digital alcanza el 83% de la música que se consume en nuestro país (303,5 millones) dejando el resto de la facturación para los formatos físicos (63,7 millones de euros). No obstante, pese a su crecimiento, nuestro país sufrió una nueva regresión en el ranking mundial de países que más música venden, perdiendo un puesto y pasando de la posición 13 a 14. Una situación que nos aleja de la 9ª posición que ocupábamos a comienzos de siglo motivada por el mejor desempeño global de otros mercados internacionales y que refuerza la necesidad de contar con políticas específicas que nos permitan revertir esta tendencia.

Un mercado eminentemente digital

El streaming vuelve a convertirseen el protagonista absoluto de las preferencias que muestran los españoles en sus hábitos de consumo de música. El 98% del mercado digital proviene del streaming y se convierte en el principal impulsor de las cifras logradas, ya que por sí solo logra unos ingresos de 297,4 millones de euros.  La mayoría de estos ingresos proceden de las plataformas de audio (246 millones) frente a las de vídeo (51,3 millones).  Estas cifras las hicieron posibles unos 15 millones de ciudadanos españoles que hicieron uso este año de las plataformas de servicios de streaming de audio. De ellos, 4,4 millones pagaron mensualmente una cuota para obtener los beneficios de estar suscritos.  Los datos revelan un crecimiento de suscripciones, con respecto al año anterior, de un 19%.  Por otro lado, este año destacan nuevamente los ingresos generados por la música en las redes sociales.  Facebook e Instagram, representan un dato cada vez más relevante para la industria, desde su incorporación en 2020. Este año se añaden por primera vez los ingresos del consumo que provienen de Tik Tok.

Por su parte, el 2% restante del mercado digital pertenece a las descargas permanentes y venta de productos para móvil que, aunque en declive, lograron facturar en conjunto aproximadamente 6 millones de euros.

Streaming gratuito y permanencia de la piratería

Sin embargo, el crecimiento del mercado español del streaming se vio lastrado por el mayor uso que se hace de los servicios gratuitos financiados por publicidad con respecto a otros países, hasta tal punto que España se convierte en el primer país del mundo con una mayor tasa de este tipo de servicios. La necesidad de acostumbrar a los más jóvenes a pagar por la música que consumen a diario es una de las mayores prioridades del sector, que verían en el lanzamiento del bono cultural que prepara el gobierno una de las mejores oportunidades para revertir esta tendencia. También ayudaría a frenar la práctica del stream ripping ya que el 33% de los internautas declaran utilizar esta fórmula ilegal de acceso a la música (que supera incluso el 50% entre los jóvenes de 16 a 24 años, según el reciente informe de IFPI Engaging with Music).

Vinilos que no paran de girar

Un año más, el vinilo parece ser el objeto del deseo entre los aficionados a conservar la música que consumen en formato físico. Algo que no ocurre tanto en cantidad (el CD sigue prevaleciendo como formato físico – y anota un crecimiento con respecto al año anterior de un 6% – vendiendo 4,4 millones de ejemplares en nuestro país) pero sí en cuanto a crecimiento de mercado, puesto que logra una subida superior al 32% en sus ventas, pasando de 1,2 a 1,6 millones de ejemplares. Este comportamiento conjunto al alza, permite anotar un aumento del 15,3% en las ventas físicas. Este mercado supone unos ingresos de 63,7 millones de euros en el cómputo global donde el CD representa casi un 60% de mercado y el vinilo el 40% restante. A pesar de todo esto, los soportes físicos no logran recobrar el escenario en el que se encontraban con anterioridad a 2020 al no recuperar, ni siquiera, el 50% de lo perdido ese año.

Otros ingresos

Las sincronizaciones y la gestión de derechos de propiedad intelectual añaden otros ingresos adicionales que se contabilizan a lo largo del año. Así, las sincronizaciones, con un regreso a la actividad prácticamente normal en las producciones audiovisuales durante el año, permitieron anotar un crecimiento del 22,6%, pasando de facturar 2,6 a 3,2 millones de euros. Una tendencia que no se iguala en el capítulo de la recaudación por derechos de gestión colectiva, que, si bien logra crecer con respecto al año anterior (pasando de los 37, 1 a los 39,5 millones) no alcanza todavía las cifras previas a la pandemia, al no haberse recuperado, en buena medida, el 100% de la normalidad en el sector hotelero, del ocio y lugares públicos donde se hace uso habitual de la música.

Valoraciones desde la industria

El presidente de Promusicae, Antonio Guisasola, hizo una valoración positiva para la industria del cierre de ejercicio, «al lograr un nuevo y significativo incremento de ingresos con respecto al año anterior, aunque hay que entender que 2020 fue un año excepcionalmente difícil y de parón abrupto en la tendencia ascendente que se venía observando. Pero con matices, puesto que, si bien es cierto que regresamos al camino de la recuperación, todavía tenemos unas cifras que no llegan al 50% del máximo alcanzado en 2001, cuando la venta de música suponía en nuestro país unos ingresos en torno a los 750 millones de euros». Y añadió, «nos debemos proponer estar al nivel de países de primera línea en consumo de música, como Estados Unidos que ya ha superado su máximo histórico en valores nominales (sin tener en cuenta la inflación) o Reino Unido  que está a punto de lograrlo. Por esto mismo, seguiremos trabajando para obtener los apoyos necesarios y ayuda de la administración en términos de incentivos fiscales – equivalentes a las que tienen el resto de sectores de la cultura – o la implantación del bono cultural entre los más jóvenes, para que puedan tener un acercamiento de calidad a la música que consumen.

< Volver a listado de noticias

Suscríbete a nuestra newsletter ¡y no te pierdas nuestras novedades!

Suscríbete AQUÍ

Suscríbete a nuestra newsletter

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Puedes consultar más información en nuestra política de cookies. Leer política de cookies

Configurar Aceptar